Renta 4 Pensiones: más de 20 años generando valor

gestión patrimonial, mercados de capitales y servicios de inversión

Informe de seguimiento - Renta 4 Bolsa FI -28,7% en el primer trimestre de 2020

JAVIER GALÁN PARRADO , Gestor de Fondos
03 abril 2020


Img00


Renta 4 Bolsa FI obtiene una rentabilidad de -28,7% a cierre del primer trimestre de 2020 muy en línea con la caída del mercado español. Las bolsas mundiales han sufrido correcciones históricas: -25% de Europa, -20% EEUU y -29% de España. La exposición a bolsa con la que acabamos el trimestre es del 95,6% vs. 94% de principios de año.

Los activos que más ha aportado en el trimestre han sido:

Img01


Los movimientos más relevantes en el trimestre fueron el incremento de la ponderación en Inditex, Ferrovial, Grifols, Amadeus, Coca Cola European Partners, Befesa, Almirall, MasMóvil, AENA y Sacyr. Por el lado de las reducciones o salidas de la cartera destacamos: Tubacex, CIE Automotive, Gestamp, Santander, Bankinter, Telefónica, Meliá, FCC y Solaria.

La cartera de Renta 4 Bolsa FI va a seguir manteniendo su filosofía de inversión (Calidad + Valor) en cualquier escenario de los mercados. Las caídas indiscriminadas de las empresas en los mercados, nos ha permitido fortalecer nuestro posicionamiento en las empresas de mayor calidad de nuestro país a valoraciones más que razonables.

El 25% de la cartera se encuentra invertido entre el sector salud y el sector consumo. En las últimas semanas hemos fortalecido nuestro posicionamiento en Inditex y Coca Cola European Partners y seguimos con un peso muy relevante en Viscofán.

El sector industrial que siempre ha tenido un peso importante en el fondo, mantiene ese nivel de relevancia (>20% del patrimonio) con empresas clásicas en la cartera de Renta 4 Bolsa FI como CAF, Airbus, Applus o Vidrala. En este mes hemos incrementado el peso en Airbus después de la enorme caída del precio de sus acciones debido a la reducción casi completa de los viajes en avión y las implicaciones que tendrán en las cuentas de pérdidas y ganancias de las aerolíneas que pueden retrasar o cancelar los envíos de aeronaves los próximos trimestres.

El sector de infraestructuras y Socimi por sus características de generación de caja, posesión de activos reales, cobertura frente a la inflación y visibilidad de ingresos futuros también tiene un peso elevado en la cartera de Renta 4 Bolsa FI como suele ser habitual en la última década. Destaca el peso en Ferrovial, Colonial, Merlin o Aena.

El sector tecnológico también tiene un peso relevante e incrementándose con la adquisición de más acciones en Amadeus y nuestra intención de seguir incrementando en caídas ya que es una compañía que está en el centro de la crisis por el coronavirus por su dependencia del sector de aerolíneas y hoteleras, pero que una vez que sea superada creemos que su tecnología y posicionamiento en la industria es inmejorable para seguir beneficiándose del crecimiento estructural de la industria.

El último sector con un peso importante en el fondo es el de materiales en el que integramos a las empresas cuyo negocio depende del precio de las materias primas (Repsol, ArcelorMittal, Aperam, Acerinox o Ence). El sector está muy castigado por su dependencia del ciclo económico, pero creemos que el potencial de las mismas es muy relevante una vez se normalice la situación excepcional actual. Más del 50% de todo el petróleo que se produce en nuestros días pierde dinero con un precio por barril por debajo de los 40$, por lo que creemos que la situación actual se ajustará por reducción de la oferta o por la subida del precio en algún momento de los próximos meses.

Por último, seguimos sin exposición al sector bancario, muy poca exposición al sector de telecomunicaciones y con solo Iberdrola como exponente del sector eléctrico, por las menores perspectivas de crecimiento que tenemos de esos sectores para los próximos años ya que reconocemos que las valoraciones actuales son muy bajas.

Las caídas de las bolsas de todo el mundo del mes de marzo forman ya parte de la historia de los peores episodios de caídas de la historia, probablemente reflejando que la recesión que se avecina ha sido totalmente inesperada y tiene pocos precedentes históricos comparables.

Los periodos de pánico en los mercados de las últimas semanas podrían hacer presagiar que lo peor lo hemos visto, pero la poca visibilidad sobre la salida del parón económico para luchar contra la pandemia del coronavirus, nos hacen ser prudentes. En cualquier caso, en nuestra opinión, no se debe entrar en pánico, ni perder la confianza, ni tampoco dejar de invertir, ya que los periodos en los que se puede comprar barato son precisamente los periodos de mayor incertidumbre.

El mercado (y nosotros también), subestimamos las implicaciones de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y que con el paso del tiempo se ha convertido en una pandemia. Las medidas de alejamiento social y parón de la actividad económica por parte de los gobiernos para evitar los contagios, hacen presagiar una recesión en los próximos meses de un calado con pocos precedentes históricos.

Como todas las recesiones provocadas por uno u otro evento (en 2008 fue el sobre-apalancamiento y el sector financiero, y esta vez el coronavirus) es probable que volvamos a una espiral negativa por el debilitamiento del mercado laboral, menor consumo, menores ventas, menor producción, etc, que provocará un PIB deprimido durante un tiempo. Creemos que la recesión será más severa de lo normal pero de una duración corta, ahora bien, la situación de normalización creemos que es poco razonable esperar que sea en "V", pero tampoco es razonable esperar que no haya recuperación y que ésta sea en forma de "L". Creemos que la normalización llegará en cuanto se controlen los contagios, se eliminen los confinamientos y se recupere la actividad económica, pero que ésta llegará a un punto inferior al que estábamos en enero de 2020.

¿Por qué creemos que la recuperación no será en "V"? Muchas veces antes de una recesión la economía está saludable, pero una vez que tenemos un shock externo (subida del precio del petróleo, evento de crédito, guerra u otro de similar calado), la recuperación de la economía encuentra un nuevo punto de equilibrio más bajo durante varios años. Nos preocupa que la economía no pueda evitar la espiral negativa tradicional entre el mercado de trabajo, el consumo, la inversión, las quiebras de empresas, el incremento de la morosidad de los bancos, la restricción de crédito y liquidez al sistema económico y el endeudamiento de los estados para evitar males mayores en la economía y el estado de bienestar.

Los estímulos monetarios y fiscales en todas las partes del mundo contribuirán en gran medida a estabilizar el funcionamiento de los mercados de capitales y garantizarán al menos la evasión de un credit crunch que haría más daño aún a la economía mundial, pero no van a evitar una recesión de una intensidad sin precedentes excluyendo las guerras mundiales o la mal llamada "gripe española" de 1918.

Las bolsas mundiales han caído casi un 40% desde los máximos de finales de febrero que es una de las mayores caídas de la historia y la más rápida.


Img02

El 23 de marzo el S&P 500 había caído un 35% desde los máximos, en solo un mes, que es una caída en línea con la caída media histórica que se produce en recesión, pero mucho más rápida. De la tabla superior podemos sacar la conclusión de que gran parte de la recesión ya se ha descontado. Sin embargo, no podemos descartar mayores caídas si la duración del confinamiento se alarga más allá de un trimestre, pero nos da una magnitud del momento que estamos viviendo.


Img03


Es probable que los mercados permanezcan con mucha volatilidad durante los próximos meses debido a las dificultades para valorar tanto la profundidad de la recesión como la capacidad de los estímulos fiscales y monetarios para revitalizar la economía. Lo lógico es que cuando se alcancen los puntos máximos de contagio a nivel mundial, el mercado lo recoja con subidas más sostenidas hacia niveles acordes con la generación de beneficios normalizados (pero por debajo de los niveles de 2019), y el mercado discriminará aquellas empresas que más van a sufrir en el entorno actual y las que menos.

Para que nos hagamos a la idea de la dureza de la recesión, una caída del PIB Mundial del entorno del 1%-2% (desde los niveles de crecimiento esperados en 2020 de +3,2% hace un mes) y que conllevan caídas del PIB del 4%-5% en los países desarrollados compensados parcialmente con menores caídas en países emergentes suponiendo que las economías vuelven a la "nueva normalidad" en la segunda parte del 2020, puede suponer caídas de los beneficios de entre el -20%-40% de las empresas a nivel mundial. Es decir, desde una recesión normal (-20% de caída de los beneficios) hasta una contracción similar a la experimentada durante la Crisis Financiera Global de 2008-2009 (-40% de caída de los beneficios)

Sin embargo, la normalización que esperamos para 2021, debería suponer crecimientos de los beneficios en una magnitud similar a la caída de este año, que nos dejen al final de todo el trayecto (recesión + recuperación) a finales de 2021 con unos beneficios en torno a un 15% inferiores a los logrados en 2019. La recuperación de los beneficios de 2021 viene explicada por nuestra expectativa de un crecimiento en 2021 que esté cercano al +5%+6%.

En la tabla inferior mostramos cuál sería la valoración de las bolsas si la recesión fuese en línea con la media de las recesiones a lo largo de la historia. En ese caso, los mínimos del 23 de marzo estarían reflejando un grado de magnitud de caídas de los beneficios del -25%. Si la recesión fuese más intensa aún (-30%/-40% de caída de los beneficios), el mercado habría descontado 2/3 partes ya de ese escenario, pero podrían quedar todavía caídas en las bolsas.


Img04


Para 2021 esperamos una fuerte recuperación económica. Aunque es pronto aún, el mercado en algún momento del segundo semestre de este año, empezará a fijarse en las valoraciones de los beneficios post-recuperación en 2021. Para estimar el año 2021 hemos incrementado los beneficios en la misma cuantía porcentual a la bajada del beneficio de 2020 pero que se queden en torno a un 15% por debajo de los niveles de beneficios alcanzados en 2019. En ese caso el escenario y potencial serían los que mostramos en la tabla inferior:


Img05


Las valoraciones normalizadas dejan mucho espacio para la mejora de los precios tanto por mejora de los beneficios como por mejora de las valoraciones. De hecho, en los últimos 50 años, cuando las valoraciones han estado a los niveles actuales, los retornos a 12 y 24 meses han sido positivos en casi un 100% de los casos.



Img06

img07


Es cierto que las bajas valoraciones de los mercados son una condición necesaria pero no suficiente para que éstos se den la vuelta. Se necesita mayor visibilidad sobre los efectos de la crisis y que se acerque el momento en el que las economías y sociedades de uno y otro lado del Atlántico vuelvan a la normalidad. Si el parón económico se alarga en el tiempo, la recesión coyuntural causada por el coronavirus puede convertirse en una recesión estructural o sistémica y entonces el mercado podría caer aún más.

En cualquier caso, creemos que siempre que se mantenga la calma, se esté dispuesto a tomar una visión de más de 2-3 años, y compremos empresas de calidad con elevada capacidad para seguir creciendo en el largo plazo, estas caídas son una oportunidad para ir fortaleciendo la cartera de renta variable, como se ejemplifica perfectamente en el siguiente gráfico desde 1900: las crisis y recesiones son una simple parada en el camino


Img08


Por último, no se me ocurre mejor momento que este para hacer un recordatorio sobre la inversión en renta variable:

Img09

img10

Img11

Img12

Img13


Ver Informe Completo (Documento en Pdf)


Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


La presente nota IIC no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso a la presente nota IIC debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración de la presente nota IIC, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de la nota IIC y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación de la presente nota IIC, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.El Grupo Renta 4 recibe una comisión de depositaría, gestión e intermediación por la gestión de las IICs o FP depositadas gestionadas o que se intermedian por alguna de las entidades que componen el Grupo Renta 4.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de esta nota IIC podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es de la presente nota IIC no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.


JAVIER GALÁN PARRADO
Tel: 91 398 48 05
Email: online@renta4.es
Compartir en: